Nuevas monedas canadienses por el Día del Recuerdo

La Royal Canadian Mint ha puesto en circulación tres monedas, dos de 25 centavos y una de 2 dólares, alusivas al Dia del Recuerdo, día que se celebra el 11 de noviembre de cada año, para recordar el fin oficial de la Primera Guerra Mundial en esa fecha de 1918 y, recordar los sacrificios de los miembros de las fuerzas armadas y los civiles durante la guerra.

En 2015 se cumplen los 100 años de la escritura por parte del teniente coronel canadiense John McCrae del poema En los campos de Flandes. Es uno de los poemas más reconocidos de la primera guerra mundial y forma parte de la cultura canadiense. La gran imaginación del poema ha servido para consagrar el poema y la amapola como símbolos perdurables y de recuerdo para todos los canadienses, hasta nuestros días.

Moneda de 2 dólares

ca1

2docanLa moneda muestra, en su reverso, al teniente coronel John McCrae en los campos de Flandes escribiendo su famoso poema.

El anverso de la moneda representa el retrato que aparece en todas las monedas de 2 dólares, realizado por Susanna Blunt, de la reina Isabel II dentro de un anillo dorado interior rodeado por las inscripciones ELIZABETH II, DG REGINA, CANADA y 2 DOLLARS.

Especificaciones

Valor facial: 2 dólares
Diámetro: 28 mm
Espesor de borde: 1,75 mm
Peso: 6,92 gramos
Composición:
Anillo exterior: Acero niquelado multícapa
Parte Central: Múltiples capas de latón chapado en bronce
Volumen de emisión: Desconocido

Monedas 25 centavos

ca2

25c

El reverso de las dos monedas representa una amapola, una de ellas coloreada.

El anverso de la moneda representa el retrato que aparece en todas las monedas de 25 centavos, realizado por Susanna Blunt, de la reina Isabel II.

Características de las monedas

Metal: Acero niquelado
Diámetro: 23,88 mm
Peso: 4,4 g
Fecha de emisión: 15 octubre 2015
Volumen de emisión: Desconocido

Historia detrás de las monedas

amap

Durante la Primera Guerra Mundial, el paisaje de Francia y Bélgica se tornó en campos de barro, donde poco o nada podía crecer. Pero las temperaturas inusualmente cálidas en abril y mayo de 1915 causaron vibrantes amapolas rojas que aparecieron en medio del caos y la destrucción de la Segunda Batalla de Ypres.

Fue la vista de estas resistentes flores que florecieron en el campo de batalla lo que inspiró a un médico militar canadiense a escribir un poema en honor a sus compañeros caídos. Y así fue, a principios de mayo de hace un siglo, que el teniente coronel John McCrae escribió En los campos de Flandes, ahora una de las obras literarias más conocidas de Canadá.

El poema inspiró a una mujer americana, Moina Michael, a fabricar y vender amapolas rojas de seda para ser usados ​​como recuerdo. La tradición fue llevada a Inglaterra por Anna Guérin, y la idea de la adormidera como flor monumento se extendió rápidamente a través de la Commonwealth.

Hoy en día, el poema y la amapola que lo inspiró siguen siendo dos de los símbolos más reconocidos de la conmemoración en honor a todos los canadienses que han servido al país.

El Teniente Coronel John McCrae

miNacido en Guelph, Ontario, el 30 de noviembre de 1872, el teniente coronel John McCrae comenzó a escribir poesía como estudiante en el Guelph Collegiate Institute. Se unió a los cadetes a los 14 años y, a lo largo de la universidad y la formación médica, continuó escribiendo poesía y manteniendo conexión con los militares.

Cuando Gran Bretaña declaró la guerra a Alemania en agosto de 1914, el teniente coronel John McCrae fue uno de los 45.000 canadienses que se alistó. Fue nombrado oficial médico de la Primera Brigada de la artillería de campaña canadiense con el rango de Mayor.

Menos de un año después, en las trincheras cerca de Ypres, Bélgica, el teniente coronel John McCrae escribió su poema más famoso, En los campos de Flandes.

La Poesía

“En los campos de Flandes las amapolas soplan
entre las cruces, fila tras fila,
que marcan nuestro lugar; y en el cielo
las alondras, cantando aún valientemente, vuelan
apenas oídas entre las armas abajo.

Somos los muertos. Hace pocos días
vivíamos, sentíamos el amanecer, mirábamos el brillo de la puesta de sol,
amamos y éramos amados, y ahora yacemos
en los campos de Flandes.

Toma nuestra pelea con el enemigo:
a tí de nuestras manos heridas lanzamos
la antorcha; que sea tuya para sostenerla en alto.
Si rompes nuestra fe ante nosotros que hemos muerto
no dormiremos, aunque crezcan las amapolas
en los campos de Flandes.”

 

Esta entrada fue publicada en Canadá. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario