Austria 20€ 2016 – Baile de la Ópera de Viena

Después de un paréntesis de 17 años, provocada por el estallido de la Segunda Guerra Mundial y después de superar la devastación provocada por esta, en 1956 se restableció el Baile de la Ópera de Viena en su lugar original. El Baile de la Ópera se había celebrado allí desde 1877 cuando el emperador Francisco José I dio su consentimiento a un ‘sarao’ en el teatro de la ópera.

Para conmemorar el 60 aniversario del restablecimiento del Baile de la Ópera de Viena la Casa de Moneda de Austria emite una moneda de plata con facial de 20 euros,en la que por primera vez se le aplica el color a una de sus monedas.

20b

Uno de los aspectos más destacados del Baile de la Ópera de Viena es la apertura, que incluye espectáculos de danza de las Señoritas y el Comité de Jóvenes. Esto se muestra en el reverso de la moneda, mientras el anverso de la moneda representa a una joven que sostiene un ramo rojo frambuesa junto a un hombre joven que besa su otra mano. La adición de color trae las flores a la vida y le da un toque de magia a este recuerdo deslumbrante de un evento verdaderamente deslumbrante.

20

Características de la moneda

Valor facial: 20 euros
Metal: plata de 900
Diámetro: 34 mm
Peso: 20 g
Diseño: Thomas Pesendorfer / Mag. Helmut Andexlinger
Fecha de emisión: 20 enero 2016
Volumen de emisión: 50.000
Precio: 55,20€

Baile de la Ópera de Viena

vie

Por una noche, el edificio de la ópera se engalana y se convierte en un gran salón de baile. A pesar de algunos cambios, el acontecimiento sigue conservando elementos tradicionales, convirtiéndolo desde hace décadas en uno de los mayores eventos de Europa. Aficionados y celebridades internacionales se da citan allí para bailar en pareja, al compás de los valses más melódicos.

Esta entrada fue publicada en Austria. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Austria 20€ 2016 – Baile de la Ópera de Viena

  1. Iván dijo:

    Como siempre, la ceca de Austria haciendo auténticas obras de arte. Al margen de que nos gusten más o menos los diseños, hay que reconocer que la calidad es excelente.

    Comentario aparte el ramillete de rosas coloreado. Si bien creo que no debemos caer en la tentación de empezar a colorear monedas como si fueran cromos, hay que reconocer que, como excepción y para moneda de colección, una al año no hace daño. Asumiendo el coloreado, hasta en eso han dado en el clavo dándole ese toque sutil.

    Bravo por la ceca de Austria.

Deja un comentario