Pierre de Coubertin en 2 euros conmemorativos Francia 2013

La Monnaie de Paris emitió en 2013 una moneda de 2 euros conmemorativa dedicada al «150º aniversario del nacimiento de Pierre de Coubertin, promotor del renacimiento de los Juegos Olímpicos y primer presidente del Comité Olímpico Internacional».

Fuertemente influenciado por la cultura anglosajona, Pierre de Coubertin está en el origen de la integración del deporte en las escuelas francesas. Su verdadero nombre, Pierre de Fredy de Courbertin, es más conocido por ser el fundador, en 1884, de los Juegos Olímpicos modernos. Estos juegos mundiales son una oportunidad para que los países participantes se desafíen con sus atletas en un espíritu de paz y glorificación del deporte.

Hoy conoceremos en profundidad los datos e imágenes de esta moneda y las presentaciones oficiales en las que se pudo y se puede conseguir.

La moneda diseñada por Yves Sampo muestra en el centro, ligeramente a la derecha, el rostro de un joven Pierre de Coubertin sobre una representación estilizada de los anillos olímpicos, que enmarcan las siluetas que simbolizan los deportes olímpicos. Las letras «RF», que indican el país emisor, figuran a la izquierda del retrato, sobre el año de emisión «2013». El nombre «PIERRE DE COUBERTIN» está inscrito en el borde superior de la parte central de la moneda. En la corona circular figuran las doce estrellas de la Unión Europea.

De esta moneda se emitieron 1.000.000. La mayoría de ellas en rollos de 25 monedas, aunque también se pudo conseguir en las siguientes presentaciones:

Cartera con moneda en calidad BU

10.000 se presentaron en esta cartera al precio de 10 €.

Moneda en calidad Proof

10.000 estuches con la moneda en calidad Proof se pusieron a la venta al precio de 20 €.

 

En próximas entradas conoceremos otras monedas de 2 euros conmemorativas y sus presentaciones oficiales.

 

Esta entrada fue publicada en Francia. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a “Pierre de Coubertin en 2 euros conmemorativos Francia 2013”

  1. Lucien dice:

    Pierre de Coubertin (nacido Charles Pierre Fredy de Coubertin), barón de Coubertin, nacido el 1 de enero de 1863 en París y fallecido el 2 de septiembre de 1937 en Ginebra, Suiza.

    Un reaccionario…

    Ferviente partidario de la colonización «desde los primeros días fui un fanático colonial», ve en el deporte, como muchas élites de la Tercera República, un útil instrumento de «disciplina de los nativos». Para algunos, Coubertin es, además, claramente racista: «Las razas tienen un valor diferente y para la raza blanca, superior en esencia, todas las demás deben jurar lealtad». Esto no le impide, en lo que respecta a los “días antropológicos”, concursos reservados a los “representantes de tribus salvajes e incivilizadas” organizados durante los Juegos de Saint-Louis, de oponerse a lo que él llama una “mascarada indignante ”, que, añade,“ naturalmente se despojará de sus harapos cuando estos Negros, estos Rojos, estos Amarillos aprendan a correr, saltar, tirar y dejar atrás a los Blancos ”, fiel en esto a una visión inclusive que los nativos tienen la prerrogativa de cierta fuerza física, que el hombre occidental le enseña a usar. Esta visión del mundo no se limita únicamente a los dominios colonial y étnico; a veces roza la eugenesia. Para él, cualquier sociedad se divide entre fuertes y débiles. “Hay dos razas distintas: la de mirada franca, la musculatura fuerte, el andar confiado y la de los enfermos, de rostro resignado y humilde, de aire derrotado. ¡Oye! bueno, es en las universidades como en el mundo: los débiles son dejados a un lado, el beneficio de esta educación es apreciable solo con los fuertes”.
    Otros confían en su hostilidad hacia la participación de mujeres en los Juegos Olímpicos para calificarlo de misógino: “Una pequeña Olimpiada femenina junto a la gran Olimpiada masculina. ¿Dónde estaría el interés? […] Impracticable, poco interesante, antiestética, y no tenemos miedo de agregar: incorrecta, tal sería en nuestra opinión esta media olimpiada femenina. Esta no es nuestra concepción de los Juegos Olímpicos en la que creemos que hemos buscado y debemos seguir buscando la realización de la siguiente fórmula: la exaltación solemne y periódica del atletismo masculino con el internacionalismo por base, lealtad por medios, arte por marco y aplauso femenino por recompensa”.
    Si no imagina los Juegos Olímpicos realzando el cuerpo del deportista negro o el de la mujer, sus convicciones suelen quedar teóricas porque, si el COI promulga la doctrina, la organización de los primeros Juegos ya está delegada para los organizadores locales a los emprendedores de espectáculo que a veces la interpretan.
    Si Coubertin habla de los juegos como un instrumento de paz, no fue insensible, antes de 1914, a los esfuerzos de venganza y, si bien otorga un gran lugar al honor patriótico y al nacionalismo, también presenta el deporte como un medio. para hacer que los practicantes sean más aptos para la guerra: «El joven deportista obviamente se siente mejor preparado para ir a la guerra que sus mayores y cuando uno está preparado para algo, lo hace con más ganas». Finalmente, el barón apoya implícitamente al régimen nazi durante las campañas publicitarias a favor de los Juegos: “A partir de hoy, quiero agradecer al gobierno y pueblo alemán el esfuerzo realizado en honor al undécimo Olimpiada”. Aunque retirado del COI donde permanece en una capacidad puramente honoraria y físicamente ausente de los Juegos, implícitamente lo apoya con el siguiente discurso: «Que se agradezca al pueblo alemán ya su líder lo que acaban de lograr». Preguntado sobre este apoyo, Coubertin respondió: «¿Cómo le gustaría que repudiara la celebración de la XI Olimpiada?» Ya que tanto esta glorificación del régimen nazi fue el choque emocional que permitió el desarrollo que han conocido”. Para Daniel Bermond, sin duda es posible: Coubertin admira intensamente a Hitler.

Responder a Lucien Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.