La Vía Láctea en serie de monedas Universo Inexplorado

Compuesta por tres monedas, La Casa de Moneda de Austria inicia la Serie Universo Inexplorado, que nos traslada a las profundidades del universo y nos ofrece una visión fascinante de tres fenómenos físico-astronómicos.

A los humanos nos fascina la inmensidad del universo y cuanto más aprendemos sobre él, más nos fascina. Con la ayuda de estas monedas y lo que aprenderemos sobre el universo a lo largo del camino, llegaremos a la última frontera, más allá de la cual se encuentra lo desconocido y lo inexplorado.

Junto con expertos, nos acercaremos a tres fenómenos físico-astronómicos: la Vía Láctea, los Agujeros Negros y las Estrellas de Neutrones. A partir de algo muy pequeño, una moneda, nos familiciaremos con lo infinitamente grande e incluso llegaremos a galaxias que ningún ser humano ha visto jamás.

La primera moneda de la serie, con forma de S, forma similar a la de nuestra galaxia, está dedicada a La Vía Láctea. La historia que nos cuenta sobre el cosmos también presenta giros sorprendentes.

Los antiguos griegos asociaban la banda de luz lechosa que vemos cuando miramos al cielo nocturno despejado con Heracles, que cuando era un bebé succionó el pecho de la diosa Hera con tanta fuerza que ella se lo retiró de la boca, derramando su leche por el cielo. La interpretación se hizo más científica en 1610, cuando, con la ayuda de un telescopio, Galileo Galilei descubrió que la Vía Láctea está formada en realidad por innumerables estrellas individuales. Para entonces, Nicolás Copérnico ya había desmontado la creencia de que la Tierra, y no el Sol, era el centro del universo, pero Galileo también demostró que el Sol era sólo una de las muchas estrellas de la Vía Láctea. La visión del mundo se tambaleó de nuevo en 1920, cuando Edwin Hubble demostró que la Vía Láctea es sólo una entre muchas galaxias. Aunque esto hizo que la Tierra pareciera cada vez más insignificante, cuanto más pequeño se sentía el planeta, mayor era nuestro conocimiento del espacio exterior y más empezábamos a comprender nuestro lugar físico en el cosmos.

La combinación de las superficies convexa y cóncava del anverso de la moneda da como resultado una superficie plateada en forma de S sobre la que se representa la Vía Láctea. Las dimensiones angulares del sistema de coordenadas galácticas muestran la posición del Sol en relación con el resto de nuestra galaxia. También está marcada la posición del Brazo de Orión, en el que se encuentra nuestro sistema solar. También las posiciones de los fenómenos astronómicos Cygnus X-1 y el Púlsar del Cangrejo, que desempeñan un papel especial en las otras dos monedas de la serie.

En el reverso de la moneda aparece la misma imagen de la Vía Láctea en espiral, aunque con una espectacular impresión en color.

Características

Valor facial: 20 euros
Fecha de emisión: 12 de mayo
Diseño de la moneda: Mag. Helmut Andexlinger
Diámetro: 34.00 mm
Metal: Plata 925 
Volumen de emisión: 30.000 todas en calidad Proof

La moneda viene presentada como veis en la imagen. El precio aproximado es de 70 €.

Esta entrada fue publicada en Austria. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a “La Vía Láctea en serie de monedas Universo Inexplorado”

  1. diegunis dice:

    Qué chulada!

  2. Luis Miguel Clemente dice:

    Donde. Se puede comprar?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.