Más rápido que el sonido, la nueva moneda de Austria

«Más rápido que el sonido», es el nombre la cuarta y última moneda de la serie «Alcanzando el Cielo» que está emitiendo la Casa de Moneda de Austria. La moneda está dedicada a la estrella indiscutible de los viajes aéreos comerciales, el avión supersónico Concorde. El avión más icónico y glamuroso que jamás haya surcado los cielos, el Concorde no sólo fue un triunfo de la ingeniería, sino que, con sus alas en delta y su nariz ligeramente doblada, también fue un clásico del diseño. En servicio desde 1976 hasta 2003, el Concorde nos cautivó como ningún otro avión civil lo había hecho hasta entonces.

Con una velocidad máxima de más del doble de la velocidad del sonido (2.180 km/h) y un tiempo de vuelo de París a Nueva York de tres horas y media, el Concorde fue una colaboración entre las industrias aeronáuticas británica y francesa. Aunque era un motivo de orgullo nacional para ambos países, con su gran consumo de combustible y sus excesivos niveles de ruido, incluido el estampido sónico al romper la barrera del sonido, el Concorde causó controversia desde el principio. El costo excesivo de su programa de desarrollo y el consiguiente costo prohibitivo de un asiento en el estrecho avión, hasta 30 veces el de las opciones transatlánticas más baratas, hizo que el Concorde estuviera reservado para los ricos, a quienes se les servía champán y caviar en el vuelo para disimular las relativas incomodidades del avión.

Su gran consumo no le hacia cumplir con los conceptos de sostenibilidad y eficiencia que dominan hoy en día, por lo que se decidió su retirada. Con la desaparición del Concorde en 2003, la aviación civil supersónica llegó a su fin a medida que el espíritu de la época había evolucionado, del antiguo sueño de volar hasta el sueño de un vuelo respetuoso con el medio ambiente. Sin embargo, la barrera del sonido se rompió muchas durante este trayecto.

El reverso de la moneda muestra al Concorde despegando sobre París, con el río Sena y la Torre Eiffel debajo. En el anverso de la moneda aparece Chuck Yeager pilotando su Bell X-1 «Glamorous Glennis», primer avión en superar la velocidad del sonido en vuelo horizontal el 14 de octubre de 1947.​

Características de la moneda

Calidad Proof
Serie Alcanzando el Cielo
Valor nominal 20 euros
Diseño  Helmut Andexlinger , Herbert Wähner, Kathrin Kuntner
Diámetro 34,00 mm
Aleación Plata  925
Peso 22,42 g
Precio aproximado 65 €

La serie consta de cuatro monedas, con un volumen de emisión de 30.000 piezas de cada una, de las que dos se emitieron en 2019 (23 de enero y 6 de noviembre) y otras dos en este 2020 (13 de mayo y 9 de septiembre, la que os acabo de presentar).

 

Esta entrada fue publicada en Austria. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Más rápido que el sonido, la nueva moneda de Austria”

  1. Ignacio dice:

    Realmente Austria tiene las monedas con los más bellos diseños

  2. VR&MO dice:

    Hola a tod@s

    Una preciosidad más como nos tiene acostumbrados, cada moneda nueva que sale de Austria siempre me hace llegar a la misma pregunta.
    ¿Cómo es posible que la Casa de Moneda de Austria que acuña las monedas más bonitas de la zona euro, no saque todos los años una conmemorativa de 2€? ¡¡ Aunque sea en Coincard !!

    Vicente
    Bye

Responder a VR&MO Cancelar respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.